Psicología astrológica Psicología astrológica

Menu:

Psicosíntesis

Si estás interesado puedes solicitar
más información.

Links:

- Mi correo

- Mi currículum

 

 

ARTÍCULOS

 

En esta sección aparecen articulos de astrología que he ido escribiendo y que han sido publicados en el boletín de la Escuela Huber. Espero que os gusten y que con el tiempo pueda ir ampliando su contenido.

 

 

Recuerda: Un ensayo sobre las tres cartas

A raíz del último seminario de Michael en Madrid a muchos se nos ha despertado el deseo de escribir sobre la carta del Nodo Lunar, en mi caso este deseo me ha llevado a intentar explicar mi visión de las tres cartas, la del Nodo Lunar, la Radix y la del Alma.

En mi opinión las tres cartas funcionan al unísono, no es que ahora estemos en la carta del nodo y nos pasa tal y tal cosa que pertenece a nuestras vidas pasadas, y ahora, de pronto estamos en la radix y entonces vemos y vivimos otras experiencias distintas. No es un juego de rayuela en el que ahora pisamos la casilla del HNL y a continuación ponemos los pies en la radix para luego saltar a la carta causal o del alma - a mi me gusta llamarla del alma, quizás por mi tendencia a la poesía y mi gusto por las palabras bonitas. Todo sucede a la vez, al mismo tiempo estamos reviviendo una escena de nuestro pasado mediante una experiencia real de nuestra vida actual y nuestra alma, en todo el proceso, está presente y nos está guiando.

Cuanto más consciente somos más fácil de entender es esto, fuera de nuestra limitada percepción todo sucede a la vez en un tiempo sin tiempo,cuanta más consciencia y conciencia tenemos más somos capaces de ver a través de la nube del tiempo y de comprender en un sentido profundo el valor de la experiencia que estamos viviendo. Cuando pasa esto, cuando comprendemos y somos capaces de ver el pasado y el futuro en el presente, entonces es cuando se produce el aprendizaje, la liberación de las ataduras del pasado y la conexión con la fuente de amor infinito que somos.

Quizás esto suene a algo demasiado abstracto, pero si os pongo un ejemplo real quizás podais comprenderlo más fácilmente. Cuando me acerqué a mi Saturno nodal y a mi Luna natal en casa 8 reviví experiencias de mis vida pasadas relacionadas con muerte y desamor, con abandono y decepción y las personas de mi alrededor, personas de carne y hueso absolutamente reales, recrearon para mí una escena que duró varios meses en la que pude reconectar con mi pasado y sanarlo. Fue algo absolutamente maravilloso que me permitió liberarme de antiguas cargas que condicionaban mi forma de relacionarme y de amar. Gracias a ello conecté con mi alma y encontré dentro de mí el amor que tanto ansiaba encontrar fuera. Mientras esto sucedía había momentos en los que me parecía que estaba loca porque confiaba en algo superior a mi que me guiaba a pesar de que no entendía nada ni sabía a dónde me dirigía. Podía recordar el color, la atmósfera, el dolor y el desamor del pasado y también podía ver el amor que envolvía todo el proceso aunque en lo externo lo que vivía era una realidad muy dura y destructiva. Recordé, recordé el pasado, pero también recordé quién soy, recordé de dónde vengo y por qué estoy aquí y el recuerdo me sanó y me llenó de amor y de energía, quizás por estoy hoy me siento capaz de compartirlo con vosotros.

¡Recordar es tan importante! Cuanto más recordamos quiénes somos, más capaces somos de liberarnos de las viejas ataduras y de transformar nuestra vida, al hacerlo transformamos también nuestro pasado y creamos nuevas potencialidades para nuestro futuro.

El pasado no es un lugar frío y negro, siniestro, en el que no hay amor, el amor está en todas partes, como dice la canción, love is all around you, y lo que hace que tengamos que repetir la misma experiencia vida tras vida es esta desconexión del amor. No es que las experiencias estén inacabadas en el pasado y por esto tengamos que revivirlas, las experiencias se vivieron y tuvieron su finalidad, es que no comprendimos la lección que debíamos aprender, es que no fuimos capaces de recordar quienes éramos y cómo el amor nos envolvía siempre. A veces tuvimos que vivir la separación, el odio, la incompresión, la violencia, el abandono, tantas y tantas situaciones difíciles en las que olvidamos quiénes éramos y caimos en la desesperación, no comprendimos que bajo todo aquello el amor estaba presente y era necesario reencontrarlo para sanarnos.

El amor es como el pegamento cósmico que lo une todo, el pasado, el presente, el futuro, es la fuerza que nos da confianza y nos permite avanzar. Nuestra carta nodal está llena de amor, a nuestros hijos los conocemos de hace muchas vidas, a nuestros maridos y esposas,a nuestros amigos,a nuestros maestros,a nuestras familias, a los que queremos y a los que no queremos tanto, si fueramos capaces de recordarlo todo sabríamos por qué estas personas están en nuestras vidas.

Es cierto que no accedemos a los contenidos de la nodal cuando queremos, es cierto que hay momentos exactos que podemos describir con precisión mirando el PE, pero no es menos cierto que cada vez somos más y más conscientes, que la Tierra está evolucionando a un paso vertiginoso y que cada vez el velo que nos separa del otro lado es más y más fino. Todo esto nos ayuda en este proceso de recordar y de integrar nuestro pasado y nuestro ser espiritual, de modo que cada vez hay más gente capaz de entrar en regresión de forma espontánea o de hacerlo con la ayuda de un terapeuta. Estos temas antes eran temas a los que sólo unos pocos accedían, hoy en día son bastante accesibles a casi todo el mundo que tenga la mente un poco abierta y cada vez es más fácil desenterrar del baúl de las vidas pasadas las experiencias que nos condicionan. Como dicen los expertos en técnicas regresivas, vivimos en un estado de regresión inconsciente constante y al hacer la terapia nos damos cuenta de dónde estábamos. Por esto el autoconocimiento y la astrología Huber nos permiten ir avanzando en este camino,es como si lleváramos un mapa que nos permite evolucionar y recordar con más rapidez puesto que trabajamos con una astrología cuyo objetivo es dotar de mayor libertad a las personas.

A medida que vayamos haciendo este camino los contenidos de la carta causal también se irán haciendo más y más claros porque la conexión con nuestra alma será cada día más fuerte. ¿Acaso no sentís la necesidad de saber más de vuestra carta causal, acaso no teneis un fuerte deseo de acercaros a ella y de comprenderla? Sin duda cada día estamos un poco más cerca de lograrlo.Yo recuerdo quien soy, Yo sé quien soy. Que la luz, el amor y la conciencia atraviesen nuestras cartas.

Oposiciones

A menudo al mirar con detenimiento las oposiciones de mi carta he sentido cierta inquietud, cierta incertidumbre ¿qué querrán decirme? ¿para qué están ahí?. Con una carta tan azul la barrera roja evoca en mí muchas posibilidades y casi ninguna certeza. Las oposiciones han sido siempre mi aspecto preferido, a pesar de que entender las mías propias me lleva mucho tiempo y una gran cantidad de trabajo personal. En realidad me parece que son realmente interesantes y atractivas, un gran desafío para todo aquel que las tiene.

Cuando tenemos una oposición en nuestra carta nos sentimos divididos, separados en la energía que esos planetas simbolizan. Esto puede ser algo consciente, de lo que uno se da cuenta claramente, o por el contrario puede ser algo inconsciente, que nos molesta, que nos saca de nosotros mismos de vez en cuando pero que no llegamos a comprender en su totalidad. Dependiendo de la posición de los planetas en las casas y en los signos la toma de conciencia es más o menos trabajosa. Por ejemplo una oposición en el eje mutable 3/9 es algo más manejable que una oposición que se encuentre en el eje 2/8 y además con un planeta cerca del PR es más difícil tomar conciencia de lo que realmente sucede. Esto no quiere decir que no sintamos la tensión y la energía propia de la oposición, sino que no nos damos realmente cuenta de cómo es esa parte de nosotros con tanta claridad como en el caso anterior.

Vivimos en el planeta Tierra, en el planeta donde se experimenta la dualidad, donde nuestra experiencia nos hace sentir que estamos separados y que todo se manifiesta en términos de bueno-malo, blanco-negro, donde nos sentimos fuera de nuestra casa y despojados de nuestra esencia. Por eso la oposición nos permite crecer tanto cuando la experimentamos, porque nos enfrenta con la dificultad que es intrínseca a nuestra vida en la Tierra. Probablemente el redescubrir quiénes somos y a dónde pertenecemos es lo más importante de esta aventura que es nuestra vida y en este sentido las oposiciones nos ayudan muchísimo ya que son el único aspecto que atraviesa el centro, es un aspecto que nos lleva de nuevo a conectar con nuestra alma. Y esto es algo que nos afecta a todos tanto si tenemos o no tenemos oposiciones en nuestra carta, pues según se va moviendo nuestro PE vamos dibujando estas líneas rojas al tocar a todos nuestros planetas desde el otro lado.

Cuando estamos en medio de una oposición sentimos que estamos divididos, separados, rotos por dentro, nos resulta imposible unir esas dos partes de nosotros que la experiencia del momento nos presenta como una situación de difícil elección, yo diría que de imposible elección. Y nuestra respuesta suele ser la de aguantar, la de retener y contener, la de evitar que aquello se desborde, pero esta tensión es muy difícil de mantener y a menudo nos hacemos daño con ella. Queremos unir fuera lo que está desunido dentro, cuando en realidad el proceso debería ser al contrario, así que el trabajo consiste, en mi opinión, en ir hacia adentro, en intentar ver dónde y cómo nos separamos, cómo esas dos subpersonalidades representadas por los planetas han ido manejando nuestra vida y nos han conducido al momento presente.

Estas subpersonalidades se han manifestado siempre disociadas, como si estuvieran reñidas. Puede que a lo largo de nuestra vida nos hayamos identificado con una de ellas y hayamos proyectado en los demás la otra, o bien hayamos ido alternando entre ellas como en un juego de pin-pon, pero nuestra mente habitualmente las ha vivido de una manera disociada. Esta separación crea sufrimiento puesto que sentimos que no podemos juntar ambas energías en nosotros mismos y en una experiencia que nos llene de plenitud. También origina un anhelo constante de alcanzar aquello que no tenemos y que profundamente deseamos porque es parte de nosotros mismos, así la oposición se convierte en un motor de nuestra vida.

Cuando el punto de edad se sitúa en una oposición esto nos permite reconocer esas dos partes de nuestra personalidad que están como reñidas y comprender cómo se manifiestan y qué mecanismos hemos ido desarrollando para convivir con ellas. Seguramente el punto de edad nos llevará a experimentar una situación conflictiva que nos lleva al límite y que nos bloquea por completo pues como dije antes la elección se hace imposible. Es como si la vida nos colocara ante dos caminos y nos sentimos incapaces de elegir entre ellos puesto que los percibimos como una polaridad excluyente y nuestro anhelo es poder unir ambos. Por debajo de esto está nuestra alma guiando nuestra vida y creando una situación que nos permita entrar en contacto con ella de una manera más consciente. El alma desea que experimentemos que más allá de la ilusión de la polaridad y de la imposibilidad se encuentra una dimensión espiritual que nos guía y nos llena de sentido, y no sólo esto, sino también una solución a la problemática planteada por la oposición que pasa por la integración de la personalidad y por un aumento de energía vital. El alma desea que nos volvamos creativos y encontremos nuevas maneras de enfrentar la situación y de reconocernos a nosotros mismos como seres espirituales capaces de crear nuestra propia vida.

Meditando sobre las polaridades se me ocurrió este sencillo cuento que puede ayudarnos a descargar tensiones cuando estas son muy fuertes y a tener una visión diferente del asunto que nos afecta en el momento en el que estamos atravesando por una oposición. El cuento nos permite llegar al inconsciente y a la esencia de las cosas, nos disfraza los temores con el color de la noche y nos hace creer en la magia de la solución inesperada. Espero que os guste.

Estaba oscureciendo y la niña se dio cuenta de que se había perdido, no sabía regresar a casa y la noche que caía sobre el bosque la llenaba de temores. A lo lejos se divisaba una luz blanca que anunciaba una posibilidad de salvación. La niña siguió el camino que la conducía en dirección a la luz, de pronto el camino se dividía y ella no sabía cuál coger. En uno de los caminos había una flecha de madera que indicaba que en ese camino había ladrones y en el otro, otra flecha indicaba que había lobos. Se quedó paralizada, la luz brillaba a lo lejos y ella no podía decidir pues si uno era malo el otro era peor y pensaba que en cualquiera de ellos moriría. No se le ocurrió pensar que había otras posibilidades, las flechas eran tan evidentes y anunciaban un peligro tan cierto que era imposible pensar que aquello no fuera a ocurrir. Empezó a llorar y en su desconsuelo pidió ayuda:

-Dios mío, que alguien me ayude, voy a morir tanto si tomo un camino como si tomo otro como si me quedo aquí parada. Por favor, necesito ayuda.

Al instante apareció a su lado un hombre mayor de aspecto afable y mirada bondadosa.

-No tengas miedo le dijo, no importa el camino que elijas pues ambos son seguros.

-Es imposible que sean seguros, mira los carteles.

-Bueno, quizás estos carteles los pusieron aquí hace mucho y ya no sea cierto lo que dicen, vamos a probar caminando un poquito por cada uno de ellos a ver qué pasa.

Y así comenzaron a caminar por el camino en el que había lobos. A los pocos minutos escucharon un gran estruendo de escopetas y cazadores gritando con una jauría de perros. Los hombres del pueblo habían salido en batida contra los lobos pues estos estaban atacando las granjas. De pronto el camino se quedó despejado y libre y a lo lejos vieron la luz de la casa y se sintieron a salvo.

-Espera un momento- le dijo su guía-, Vamos a regresar al cruce y vamos a coger el otro camino verás como también es seguro.

-Pero no podemos hacer eso, el cartel decía que era muy peligroso.

A pesar del miedo de la niña decidieron coger el otro camino. La noche era más oscura y parecía más amenazadora que antes. Comenzaron a andar y les salió un ladrón al paso, la niña estaba terriblemente asustada y al ir a coger la mano de su guía vio que este había desaparecido. El ladrón, al verla sola, se compadeció de ella pues él tenía una hija de la edad de la niña. Le preguntó hacia donde iba y la niña le dijo que se había perdido y que pensaba que en la casa cuya luz se veía al fondo estaría segura. El ladrón que como todos los ladrones era fuerte y mal encarado la cogió en sus brazos y la llevó hasta la puerta de la casa.

-Aquí me despido de ti –le dijo-, no puedo ir más allá pues me reconocerían y me apresarían, pero aquí ya no te pasará nada, estarás segura.

La niña le agradeció que la hubiera llevado hasta la casa y le dio un beso en la mejilla. Estaba muy contenta pues ahora sentía hambre y frío y adentro se oía el sonido de los cubiertos entrechocando en los platos y por la chimenea el olor a comida recién hecha salía y se esparcía alrededor. Se paró antes de llamar a la puerta y sin saber por qué se volvió y allí, junto a la cerca estaba su compañero, el que la había ayudado a ir por el camino de los lobos y quien luego la abandonó con el ladrón.

-¿Era seguro el camino, verdad? En realidad es un ladrón muy sentimental y no creo que nunca haya robado a nadie, pero asustando se siente más seguro, pues nadie le pregunta por donde se va por tal o cual sitio.

-Si, era un ladrón muy simpático. Pero tengo una duda, ¿a dónde llevaba el camino de los lobos?

-Aquí mismo, cualquiera de los dos caminos lleva a la luz, te lleva de vuelta a casa, solo que el miedo hace que no te des cuenta.

-Muchas gracias por haberme acompañado y por haberme ayudado a no tener miedo. No lo olvidaré.

Y diciendo esto le cogió de la mano y tiró de él para que se bajara y pudiera darle las gracias al oído a la vez que le daba un beso.

Y esta es la historia de las oposiciones. No importa que camino elijas pues cualquiera de ellos te llevará al centro y te habrás enfrentado a tu propio miedo, un miedo oculto e inconsciente que te paraliza o te ciega de tal manera que no puedes ver nada más. Espero que la próxima vez que te encuentres en una situación así te acuerdes del cuento y la resuelvas sin temor.  

 

Consuelo A.

14/02/1922 Madrid 5:00 AC 28º12’26” Sagitario

Esta es la carta de alguien muy especial en mi familia. Sin duda ella ha marcado profundamente lo que actualmente somos, y ha encajado perfectamente en nuestros patrones de conducta y en nuestras pautas psíquicas, realizando para nosotros un papel que, debo admitir, no ha sido fácil de llevar a cabo.

Probablemente su alma, al encarnarse, sabía de la dificultad del trabajo; y aún así decidió aceptarlo. Su personalidad no se ha creado precisamente muchos amores incondicionales, ni el reconocimiento de los más allegados; más bien al contrario, ha servido continuamente de reactivo; un reactivo que ha sacado en nosotros aquello que más escondido estaba y que más temíamos: nuestras pautas más inconscientes. Ahora que se encuentra en la vejez y con la cabeza trastornada, es más fácil ver cómo se ha ido desplegando su personalidad y se ha ido ajustando a la energía que está reflejada en su carta. Por supuesto Consuelo, como todos nosotros, siempre pudo elegir, pero la dificultad era grande e hizo lo mejor que pudo con ella.

Siempre es más fácil interpretar una carta cuando la vida nos ha mostrado el dibujo que con los años se ha ido perfilando, es como ir encajando las piezas de un puzzle que se ajusta sin dificultad. En este caso, con 85 años, también es así.

Lo primero que percibimos al mirar la figura es que está dividida en dos grandes triángulos de aprendizaje retrógrados. Estos triángulos parece que pivotan en los planetas situados en las casas dos y tres, produciendo un movimiento de oscilación continua, a mí me sugieren las alas de una mariposa de plástico que aletean sin poder echar a volar. El colorido de la figura también colabora en esta imagen de la mariposa de vivos colores que repite un movimiento mecánico. En realidad esta imagen encaja bastante bien con lo que se percibe de ella a simple vista aún hoy: una persona muy movida, pizpireta, incansable, siempre dispuesta a echar a andar hacia delante sin tener un propósito, sin un camino que realizar, tan sólo por el deseo de moverse, de no estarse quieta. Quizás la quietud sea lo más difícil para ella y lo que en este momento de su vida le ocasiona mayores problemas. Ya desde pequeña le gustaba bajar a la calle a jugar y se quejaba de que su hermana se quedara en casa, algo que le parecía aburridísimo. Salir, echar a andar, sentirse viva mientras camina, esto ha sido y es algo fundamental para ella. La figura está compuesta por dos triángulos grandes de aprendizaje. A menudo uno se pregunta cómo se vive una figura desconectada, qué tipo de personalidad produce y cómo se refleja esto en la conducta cotidiana. En este caso es bastante evidente, ella tenía dos caras, doble personalidad. Quizás en esta época hubiera ido al psicólogo y le hubieran diagnosticado algún tipo de enfermedad de tipo psíquico, pero en su época esto no entraba dentro de lo posible y así se fue convirtiendo en alguien que podía pasar rápidamente de una personalidad a la otra sin mayor problema, sin ningún sentimiento de culpabilidad o de incoherencia; para ella era lo normal y nunca pudo admitir que esto fuera una dificultad, aunque en realidad le ocasionó muchos problemas en las relaciones y en cierto modo la llevó a la soledad. Porque si a alguien le dices que la aprecias y que es tu amiga y cuando se da la vuelta la pones de hoja de perejil lo más probable es que la relación acabe mal. Esta dualidad se expresa no solamente a través de los dos triángulos, sino incluso en el mismo triángulo que se sitúa en el lado del tú. Con el trígono entre Urano y Plutón, en signos de agua, ella mostraba una disposición agradable, encantadora, que hacía que el otro se sintiera incluido y cómodo en su presencia. Con el aspecto rojo, la cuadratura entre Saturno y Plutón, necesitaba marcar distancias, había mucho rechazo hacia el otro en este aspecto y ella lo solucionaba alejándose, no llegando casi nunca a la intimidad y dejando bien claro que quien mandaba era ella. Es curioso destacar que si miramos la Carta de las Casas esta incoherencia desaparece y, salvo Urano, todos los planetas aparecen insertados en la figura.

El entorno, y sobre todo su papel de madre y profesora, le permitió dar coherencia a su figura y llevar una vida bastante normal. En esta carta la posición de Saturno y de la Luna es fundamental, pues hace de enlace de todos los aspectos y conexiona la energía. Por otro lado parecía que los demás influían en ella, pero no era así, cualquier persona que acabara de conocer y que le daba alguna información que para ella era relevante le hacía tomar una decisión que inmediatamente después dejaba de lado para hacer lo que a ella le parecía. Nunca logramos que hiciera algo teniendo en cuenta las opiniones de los demás, la conveniencia evidente de actuar de una manera determinada, más juiciosa y sensata, o los sentimientos de los otros. Sus decisiones cambiaban y oscilaban de la misma manera que las alas de la mariposa de plástico y uno nunca sabía qué es lo que iba a hacer. Para ella esto no suponía un problema, decir una cosa y hacer la contraria en ella era algo lógico y normal y no le causaba ningún malestar o incomodidad, más bien al contrario. Esto le hacía pensar que era inteligente y capaz de tomar sus propias decisiones. Obviamente esto la llevó a cometer graves errores, errores que sólo eran considerados como tales por los demás, pues ella se sentía siempre satisfecha con sus acciones y decisiones. Neptuno inaspectado y en la zona fija de la casa 8 es el planeta que se queda suelto y que menos pudo experimentar. Quizás esto ha sido lo más triste de su vida, pues a los demás les resultaba muy difícil percibir la energía de este planeta y ella nunca sintió la necesidad de vivenciarlo personalmente, más bien se rodeó de personas en las que apareciera proyectado y así a través de ellas poder experimentar esta energía. De alguna manera ella rechazaba la “blandura” de Neptuno y solía optar por posiciones duras tanto en las relaciones personales como en sus posiciones sociales. Por el contrario, su marido, su hijo, su madre y demás familiares, representaron para ella el papel de Neptuno, de la bondad incondicional, de la compasión, del sacrificio. Realmente para ella “el sacrificio” por otro era algo demasiado grande que no podía enfrentar debido a la dificultad de hacerse consciente de la energía de Neptuno. Esto también la aisló en un círculo cada vez más pequeño en el que apenas cabía alguien con quien poder intercambiar la experiencia del amor. Como se ve la figura es vertical, con una cierta inclinación hacia el tú a través de la posición de Plutón en la casa 7. Su objetivo siempre ha sido ser ella y en una época en la que las mujeres eran sumisas y no trabajaban fuera con frecuencia, ella luchó por sus derechos dentro de la familia, por llevar el dinero a casa junto con el marido, por hacer valer su voluntad, por ser quien tomara las decisiones y por diferenciarse del resto.

Con el deseo de no extenderme demasiado, subrayaré sólo algunos puntos importantes de la carta que son dignos de destacar porque son ejemplos muy claros de las posiciones y aspectos que aparecen reflejados.

Por ejemplo, la casa nueve aparece muy ocupada; ella, que ha sido profesora de francés, ha tenido siempre en muy alto valor la educación y los estudios. Su padre también fue profesor y para ella era como heredar un reino el seguir con la profesión de su padre a quien veneraba. Los planetas en la casa dos que ya se encuentran en la zona mutable de la casa indican también un deseo constante de demostrar cuánto sabía, y en verdad era muy inteligente, y cuánto le gustaba estudiar, sobre todo en la adolescencia. Esto se quedó marcado como una subpersonalidad, la de la profesora y la estudiante perfectas, y ciertamente en los dos casos realizó un buen papel puesto que como profesora fue muy querida por sus alumnas ( Júpiter,Luna y Saturno en casa 9) y siempre procuró ayudarlas en sus estudios y en su vida personal. Sin embargo estas subpersonalidades se quedaron bloqueadas y no siguieron creciendo con ella, así se convirtieron en una máscara, en una tarjeta de presentación sin un verdadero deseo de aprender cada vez algo más o algo diferente. También hay que observar el papel de Urano en casa 2 y su viaje a Francia durante la Guerra Civil, allí estuvo todo el tiempo que duró la guerra y gracias a ello aprendió el francés que luego enseñó a sus alumnas. El Plutón el casa 7 y en Cáncer nos habla, en este caso en concreto, de relaciones difíciles con el tú, muy posesivas en algunos casos, queriendo ser la que dominaba, y siempre con celos de los otros. Las relaciones dentro de la familia se convierten en el centro de su intercambio con el tú y crea una atmósfera bastante asfixiante. La cuadratura con Saturno desde luego no aligera esta tensión y Marte en la casa 11 tampoco. Saturno en Libra también habla de dificultades en las relaciones y en la pareja, algo que sin duda ocurrió pues su matrimonio fue de los del tipo sumisión-tiranía, con toda la complejidad y ambivalencia que esto conlleva. Saturno en 9 también nos habla de su necesidad de vivir la espiritualidad de la casa 9 a través del dogma religioso de la época, y así fue una mujer de las que gustaba de ir a misa y cumplir con los deberes de la Iglesia. Para ella los preceptos religiosos han sido muy importantes y han regido su vida, aunque con las contradicciones que ya hemos visto anteriormente. Siempre ha tenido una gran fe y ha sido optimista ante la vida –esto viene dado por los planetas en 9­­–, y esto la ha ayudado enormemente cuando se ha tenido que enfrentar a sus problemas; sin embargo, nunca ha trascendido lo religioso para llegar a lo espiritual. En la relación con los padres hay mucho que contar, aunque no tenemos demasiado espacio ya. Con el padre mantuvo una fuerte relación edípica que fue mostrando su intensidad con los años a medida que envejecía y perdía la cabeza. La conjunción Sol-Venus y el quincuncio con la Luna quizás influyan en ello, así como la oposición Sol-Neptuno de la Carta de las Casas. Como ya he dicho antes, el padre era profesor, escritor, sabio, alguien muy especial a quien ella veía como un dios. Su madre, que murió cuando ella tenía 16 años tiene un papel más secundario en su vida. Ella habla de su madre como una mujer muy buena y trabajadora, pero inculta; y en cierto modo se sentía un poco avergonzada de ella, ya que fue la segunda mujer de su padre, quien se casó para que cuidara a los cinco hijos de su primer matrimonio. La figura de la madre aparece reflejada en la posición de Saturno cerca del PR de la casa 9 en Libra. Para Consuelo, su madre era como la criada de todos y esto le produjo siempre un cierto sentimiento de inferioridad que intentó subsanar siendo la mejor en todo aquello que hacía, para ella ser la mejor y dar a entender que tenía estudios y una cierta posición era fundamental. Si nos fijamos, esto podría venir dado por la posición de Júpiter en estrés de la casa X. Si alguien no la consideraba inteligente o con cierta categoría por tener estudios entonces esa persona dejaba de interesarle. Su Júpiter siempre necesitaba compararse y tener la seguridad de que ella estaba arriba. La relación con sus hermanos siempre fue muy difícil, eran 7 de los cuales 5 eran chicas. La cuadratura con Marte del stellium, así como Urano en casa 3 inciden en este aspecto de la relación fraternal. Los planetas en 2 y en un signo fijo e interceptado la hicieron convertirse en una persona que buscó siempre la seguridad en lo material atesorando cada día, cada mes, con el afán de buscar seguridad donde nunca podría encontrarla. Estos planetas en 2 le confirieron un cierto carácter paranoico que se ha ido agudizando con el paso de los años y que al igual que el signo interceptado la ha aislado del resto del mundo. Ella se valoraba según lo que tenía y así empezó a guardar y a no dar, empobreciéndose en lugar de ir aumentando la abundancia de su vida. Cuanto más rica era, más pobre se sentía sin atreverse a disfrutar de lo que tenía y perdiendo en muchas ocasiones, precisamente por tener siempre la mano cerrada. Físicamente esto se reflejó en artrosis en los dedos produciéndoles una deformación en forma de garra que, aunque apenas le dolía, le afeaba la mano. Actualmente Consuelo padece demencia y muestra diversas obsesiones y manías que hacen difícil la convivencia. Salvo por sus dos hijos, se encuentra bastante sola, y vive en su mundo de la infancia en el que habitan su padre y sus hermanos. A veces me pregunto si ella habría podido hacer otra cosa con su vida, si realmente tuvo la oportunidad de cambiar y de abrir su corazón o si se quedó enganchada en los viejos hábitos que le daban seguridad y la limitaban tremendamente en su crecimiento mandala1como persona. Las personas de esta generación no lo tuvieron fácil, sobrevivieron a la guerra para encontrarse con todo el horror de la posguerra, la escasez, la oscuridad, la tristeza de una vida con poco futuro. No creo que podamos juzgarlas y decidir si hicieron bien o mal, hicieron lo que pudieron, igual que hacemos todos ¿no es así?